¡Mi monstruo facebookciano!


create infographics with visual.ly

Anuncios

Felicidad Ojerosa

¿Cómo algo tan “negativo” puede representar felicidad? Me explico.

Todas mis mañanas comienzan aproximadamente a las 6:00a.m. con unas pequeñas garritas arañando mi lado de la cama, clamando atención: mi pequeño y peludo hijo Cookie, el cual sólo tiene 5 meses y es el ser más juguetón y mordelón del mundo. Lo subo a la cama, a punta de pequeños mordiscos y lengüetazos nos despierta Herman y a mi.

Son las 7:00a.m., Cookie comienza a ladrar (a todo pulmón) porque es la hora de comer. Herman y yo jugamos a “de tin marín de dos pingüe” a ver a quién le toca levantarse y darle de comer a este pequeño shih tzu. Comienza la actividad del día: Cookie come, yo cocino una parte del almuerzo, Herman otra, nos vestimos, nos cepillamos los dientes, nos damos un beso rápido con sabor a menta y… comienza el día.

Llego (casi siempre temprano ;)) a uno de mis lugares favoritos en Panamá: mi trabajo. Saludo, buenos días o buenas noches -dependiendo de la hora- y sencillamente disfruto el día entero: el cliente A, el cliente B, el cliente C, el cliente D… leo sobre social media, comparto un video divertido con Birgid, escucho alguna canción intensa que Oscar quiere que escuche y analice, acompaño a fumar a Alesia y filosofamos sobre la vida, chismeo y hablo de Avon (literalmente) con Cheyla, echo broma -programática- con Kellin y Stalin (y casi nunca entiendo ni la mitad de lo que hablan). Comemos todos juntos, como en familia. Termino de hacer una presentación, Nico me llama y me corrige / alaba / regaña… enseña. Sin darme cuenta, son las 6:00 p.m. y yo me pregunto: ¿en qué momento se me fue el día?

Entro en los divinos “tranques” panameños, llego a mi casa. Estoy abriendo la puerta y escucho la cadena de Cookie y sus pequeñas garras contra la puerta, diciendo algo así como: ¡Abre ya ya ya ya la puertaaaa! La explosión de felicidad y amor puro que sucede en ese momento es ú-ni-ca, no importa que estoy requete-cansada, me lleno de energías. Lo saludo, jugamos (ignoro un poquito a Herman), nos calmamos. Le doy un beso (a Herman, no a Cookie) y nos sentamos uno al lado del otro a hablar de nuestro día: ¿cómo te fue? ¿qué te dijeron de tal cosa? etc, etc etc…

Son las 7:00 p.m., Cookie comienza a “ronronear” (si es que los perritos pueden hacer eso) y ya sabemos que es la hora de la cena, se la damos, él come e inmediatamente se acerca a la puerta: sabe que es la hora de pasear. Le pongo la cadena, abro la puerta y sale disparado como una flecha, escaleras abajo (más de una vez me ha tocado gritar: no abran la puerta que se escapaaa!). En fin, paseamos calle arriba, calle abajo, Cookie saluda a sus amigos: Lucky, Pancho, le menea la cola a todo el mundo y en cuanto escucha la risa de un niño se vuelve loco, porque sabe que son los que jugarán con él sin reparo.

Volvemos a la casa, agarro mi cel le doy click al skype y llamo a mi mami: hablamos de todooo (trabajo, apartamento nuevo, apartamento viejo, Venezuela, la familia y la boda, la boda, la boda), le pido la bendición y trancamos. Herman paralelamente ha estado hablando con su familia (capaz no tanto, ni con tanta variedad de temas, pero es que soy mujer pues!).

Nos ponemos cómodos: vemos televisión o nuestra obsesión actual: Mad Men. Cookie busca la pelota y jugamos al lanza-recoge-lanza-recoge-lanza-recoge (si, nunca se cansa). Herman decide jugar en su Play3, yo me pongo a revisar las redes sociales, emails y sus derivados. Agarro el presupuesto de la boda, nos ponemos a sacar números, discutir. Vemos una revista de bodas: mientras yo muero lentamente con los detalles, Herman asiente y pregunta: ¿cuánto nos saldrá eso? Le doy un beso y le digo: “Tranquilo, estará dentro del presupuesto”. Sigo viendo la revista, él sigue ganando en el tenis virtual, Cookie se acuesta a nuestros pies…

Se hacen las 12:00 a.m. y me vuelvo a preguntar: ¿en qué momento se me fue el día?

Comienzo a reflexionar, y disfruto de esta sensación de felicidad ojerosa. Para mi, la vida se compone de detalles y apreciar todos y cada uno de ellos es algo que puedo hacer en un día cualquiera (como hoy).

Buenas noches =).